miércoles, 26 de septiembre de 2012

Fórmula creativa


Hay una fórmula para ser creativos. Pero no es única. Cada uno tiene la suya y para descubrirla, el ejercicio es el siguiente:

1- Pensá en una buena idea que hayas tenido.
2- Acordate en qué situación se te ocurrió.
3- Recordá cuáles fueron los pasos previos a ese momento.
4- Seguí estos 3 pasos con otras 2 ideas que hayas tenido e identificá los rasgos en común para tratar de encontrar un patrón (un lugar,  una música, una ambientación, una hora, una forma de vestir, una acción, acompañada por alguna persona).

Cuando encuentres ese patrón, tratá de recrealo cada vez que quieras tener una buena idea, porque posiblemente esa sea tu FÓRMULA CREATIVA.


miércoles, 19 de septiembre de 2012

Comunicación Creativa para Emprendedores


¿Sabés cómo crear un mensaje creativo para promocionar tu emprendimiento? Enterate este viernes 21 de septiembre en el ESEADE

Los programas de capacitación  “Desarrollo Emprendedor” y “Buenos Aires Emprende” que ofrece el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, tendrán un aire diferente y un Power point casi irreverente. Es porque el “Taller de Créativité” fue invitado a dar una clase especial.

Si tenés un emprendimiento en mente o andando sobre rieles y necesitás una guía extra para hacerlo crecer al infinito y más allá, conocé más sobre estos programas.  Leé aquí.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Ideas ácidas

Alberto le ponía limón a todo. "¡Al pescado no! Le matás el sabor", le decía su mujer. Pero él se lo ponía igual, y a la ensalada, al pollo, a la milanga y hasta a la ensalada de fruta. Pero, ¿sabés qué odiaba? El olor al limón en las manos, por cortarlo y estrujarlo. Años pasó quejándose. Años de verdad, porque ahora tiene 62 años y desde los 10 que le molesta tener los dedos alimonados. Y un día lo logró. Dejó de quejarse, se puso a investigar, a pensar y mirá lo que inventó. Ahora su mujer también le pone limón al pescado.

martes, 11 de septiembre de 2012

Ideas Desencajadas


"Pensar fuera de la caja"

Pensar dentro de la caja significa dejarnos guiar por nuestros automatismos. Y si esa caja tuviera una etiqueta diría: LO DE SIEMPRE.  

Pensar fuera de la caja significa imaginarnos en un mundo donde no hay límites de nada, ni de gravedad, ni de peso, ni de colores que tienen que combinar, ni de precio. Es pensar parados en una tabula rasa, pero con todas las posibilidad a nuestro alcance. Y como no hay caja, no hay etiquetas que pegar.

Pensar fuera de la caja, al principio, nos genera la inseguridad de la libertad absoluta, del espacio sin reglas, pero es cuestión de probarlo y vencer el miedo al ridículo para empezar a disfrutarlo.

9 preguntas para salir de la caja:

1 -¿Qué es lo que querés hacer? 
2- ¿Cómo lo harías automáticamente?
3-¿Cómo nunca lo harías?
4- ¿Para qué decís que nunca lo harías así?
5- ¿Qué podría pasar si lo hicieras así?
6- ¿Cómo pensás que te sentirías si lo hicieras así?
7- ¿Cómo te gustaría hacerlo?
8- ¿Cómo te sentirías si lo hicieras así?
9- ¿Qué te falta para lograrlo?

Cuando acciones para ir en busca de eso que te falta, ya estarás con un pie afuera de la caja. 





viernes, 7 de septiembre de 2012

Contagioso


"La creatividad es contagiosa. Pasala." Albert Einstein.


Entre todos los virus y cosas que podemos contagiarnos, la creatividad es la mejor de todas. Pero, ¿dónde, quién y cómo podemos contraerla?

3 tips para contagiarte de modo fácil y efectivo:

1- ¡No te laves las manos! Todo lo que hacés en tu vida cotidiana puede hacerse de otra manera. Desde cocinar, hacer la cama, vestirte, peinarte, decorar tu casa u organizar los cajones de las medias, todo puede hacerse desde la creatividad. Cuando veas la oportunidad, aprovechala, no huyas. Meté las manos donde corresponda para generar el cambio.

2-¡Tomá mate de la misma bombilla! Las charlas grupales son espacios geniales para compartir ideas, para conocer nuevas formas de encarar problemas. En las conversaciones relajadas surgen comentarios y anécdotas que te inspirarán a probar nuevas cosas.

3- ¡Encerrate en lugares con mucha gente! Los eventos artísticos, culturales y sociales son piletones de ideas y experiencias nuevas. Animate a ir al teatro, al museo, a exposiciones, a festivales o a los lugares que menos esperabas ir.

Una vez que hayas contraído el virus de la creatividad y empieces a tener ideas, inspiraciones, miradas nuevas y una curiosidad inusitada en vos, ¡no vayas al médico! ¡No quieras curarte! ¡Alimentá ese virus! Seguí haciendo aquello que haya despertado esa fiebre por crear y hacer algo diferente. Si reconocés a alguien con tu mismo virus, acercate, abrazalo, dale un beso, la mano, invitalo a tomar un café y sigan por la vida contagiando a sus amigos y familiares. Que lo que falta en este mundo es ¡más creatividad!


miércoles, 5 de septiembre de 2012

Sólo para corajudos

"La creatividad requiere coraje. Henri Matisse"

Y la verdad sea dicha, para ser creativo tenés que jugártela. Salir del espacio de confort, del lugar común en donde están todos, aunque te tilden de loco y te digan que no tiene sentido. ¡Coraje! Valentía para recorrer un camino nuevo, hacer tu propia huella. Hacele caso a Matisse y a este blog ;)

martes, 4 de septiembre de 2012

¿De genios a inútiles?


Mantenernos genios. ¡Eso es lo que tenemos que hacer! Buscar y elegir transitar los caminos que nos abren posibilidades para desarrollarnos y crecer. Y si llegamos a un pasillo sin salida, podemos dar marcha atrás y encarar uno nuevo. Debemos hacer oídos sordos a los juicios que nos limitan, porque los juicios no son verdades, son solo interpretaciones que pueden mutar en el tiempo y sin embargo las adoptamos como hechos inalterables y terminan siendo grandes obstáculos para nuestra expansión.

Hacer conscientes estos puntos nos ayudarán a mantenernos genios.

Si sentís que ya es muy tarde para vos porque estás como el pez juzgado como trepador de árboles, hay dos preguntas que te ayudarán a retomar el camino que te abre posibilidades. La primera pregunta es "¿Qué querés que te pase? y las segunda "¿Qué te falta para lograrlo?".

Agarrá lápiz y papel o abrí el Word, pensalo y escribilo. Valorá lo que tenés y lo que sos y lo que te falta se puede conseguir con otras dos palabras mágicas: "pedir" y "ofrecer". Cuando empezás a activar en función de lo que querés, la realidad empieza a cambiar.

Pues si nacimos genios, ¡podemos seguir siéndolos!